El misterio de la Cruz Verde.

Uno de los monumentos más antiguos de la ciudad de Chihuahua es el conocido como la Cruz Verde que, data de 1785, cuando según se ha contado por más de 200 años de generación en generación, fue colocada únicamente con dos maderos de encino por el primer hombre que pasó por el lugar.

La gente cuenta que el lugar donde se ubica, el cruce de las calles Victoria y Aldama, era un frondoso bosque donde los guamis, chamizales y mezquites, se hacían una sola arboleda, y a medida que se acercaba al río Chuvíscar era posible admirar grandes álamos y sauces llorones, que bordeaban una zona donde no existía seña alguna de un futuro poblado, y donde, por consecuencia, el peligro de ser atacados por los apaches y comanches era constante.

Parte de la leyenda cuenta que en ese entonces estos grupos se dedicaban a rondar las misiones, como la de Nombre de Dios, fundada en 1697, saqueando sus construcciones y asesinando a sus moradores, para luego dejar constancia de su poderío, colgando su cabeza precisamente en la Cruz Verde, además de despellejar a cuanto peregrino transitaba por ahí.

Sin embargo, con el correr del tiempo, de ser fi el testigo de todas las desmanes de los bárbaros, quienes no se detenían ante nada y así como martirizaban a los hombres, violaban a las mujeres; la Cruz Verde se convirtió de pronto en un lugar bendito: Los habitantes llegaban hasta ella, se persignaban y se encomendaban a Dios bajo su sombra, mientras rezaban con ímpetu en una oración que llevaba mucho  de esperanza.

Poco tiempo después comenzaron a hacerse honores a la cruz, ya no sólo con rezos sino ahora con danza de matachines y enormes ramos de flores cada 3 de mayo, en una celebración que los misioneros ya establecidos en la Villa de San Felipe el Real de Chihuahua consideraban ya como parte de su cotidianeidad. Se cuenta que ya desde entonces en las fiestas dedicadas a la cruz se concentraban casi todos los integrantes de la clase trabajadora, quienes con bailes, comida y sobre todo mucha bebida prolongaban la celebración hasta la madrugada del día siguiente.

En una ocasión el hacendado don José de la Cruz Rodríguez, en aras de cumplir con una manda realizada, cambió los viejos maderos de la cruz por unos de hermosa cantera labrada; los pintó de color verde y colocó a su pie una fuente de aguas cristalinas. Esta acción fue muy bien recibida por todas las clases sociales, que entonces se abocaron por miles a dejar sus plegarias y agradecer los favores recibidos, que se le atribuían a la cruz.

Tiempo después y debido a las múltiples remodelaciones que ha sufrido la ciudad, la cruz original fue derribada, colocando en su lugar una réplica que perdura hasta los días de hoy, cuando se cuenta que por las noches se aparece la sombra de “como un murciélago gigante”, provocando a quienes pasan por ahí de madrugada un escalofrío al sentir el azote de las alas en vuelo, que se dice, es el espíritu de don José de la Cruz Rodríguez, quien deambula implorando respeto para su amada cruz, la Cruz Verde de Chihuahua, que fue destruida.

Una respuesta to “El misterio de la Cruz Verde.”

  1. muy buena historia sigan publicando mas…un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: